La inclusión de la accesibilidad en comunicación audiovisual dentro de los estudios de traducción audiovisual. Orero, P. Quaderns, 12:173-185, 2005.
La inclusión de la accesibilidad en comunicación audiovisual dentro de los estudios de traducción audiovisual [pdf]Paper  abstract   bibtex   
El concepto de accesibilidad está ampliamente desarrollado y estudiado desde el punto de vista legal y normativo en ámbitos como la arquitectura, el urbanismo, el transporte o el medioambiente (Martín 2003), y aunque en el de la información está todavía por definir, tanto como objeto de estudio como en el terreno de la apli-cación o legislación, ya ha sido criticada por los sectores que más la defienden, los usuarios: Como sucede con otros conceptos, cuyo uso se ha generalizado al expandirse su significación original, la noción de accesibilidad, hoy ampliamente aceptada, se ha incorporado al lenguaje cotidiano para designar múltiples aspectos de la realidad, y al banalizarse, se ha hecho más ambigua. Si, además, se pretende aplicarla a los fenómenos culturales, el riesgo de incurrir en imprecisiones puede parecer mayor (Navarro y Montes 2002: 21). Una primera aproximación, superficial, a la accesibilidad consiste en tratar de acercar e integrar a las personas con ciertas discapacidades a los hechos cultura-les; es decir, identificar el objeto de la accesibilidad con el hecho cultural en sí. Por ejemplo, adoptar como único objetivo el que todas las películas en formato DVD, o los programas emitidos por televisión, contaran con audiodescripción para ciegos y personas con problemas de percepción visual (AD) y subtítulos para sor-dos y personas con discapacidades auditivas (SPS). Otras aproximaciones más integrales contemplan la accesibilidad más allá del hecho cultural en sí e incorpo-ran los medios de comunicación, que son los vehículos de transmisión de los con-tenidos culturales, dentro del concepto de la accesibilidad. No sólo reivindican que el contenido sea accesible, sino que lo sean los medios en sí. Trinidad Moreno (2004: 46), en el artículo «Televisión accesible: ¿mito o realidad?», describe todas las posibilidades que ofrece la televisión digital y plantea sus implicaciones socia-les, económicas, técnicas y legales. Disponer de una televisión accesible —digi-tal, en lugar de analógica—, permitiría, por ejemplo, que las personas sordas utilizaran la videoconferencia para comunicarse mediante lenguaje de signos, acce-der a cualquier información de Internet —cuyas páginas deberían ser, a su vez,
@article{
 title = {La inclusión de la accesibilidad en comunicación audiovisual dentro de los estudios de traducción audiovisual},
 type = {article},
 year = {2005},
 identifiers = {[object Object]},
 pages = {173-185},
 volume = {12},
 id = {434ce41d-4126-3b25-b16e-c70ff5ffdba4},
 created = {2017-07-18T17:18:26.898Z},
 file_attached = {true},
 profile_id = {64ad56af-a17a-31b1-81e7-fdb9721aea05},
 group_id = {a0a972eb-fa85-353b-b901-3144084624d5},
 last_modified = {2017-07-18T17:18:35.360Z},
 tags = {Accesibilidad},
 read = {false},
 starred = {false},
 authored = {false},
 confirmed = {true},
 hidden = {false},
 private_publication = {false},
 abstract = {El concepto de accesibilidad está ampliamente desarrollado y estudiado desde el punto de vista legal y normativo en ámbitos como la arquitectura, el urbanismo, el transporte o el medioambiente (Martín 2003), y aunque en el de la información está todavía por definir, tanto como objeto de estudio como en el terreno de la apli-cación o legislación, ya ha sido criticada por los sectores que más la defienden, los usuarios: Como sucede con otros conceptos, cuyo uso se ha generalizado al expandirse su significación original, la noción de accesibilidad, hoy ampliamente aceptada, se ha incorporado al lenguaje cotidiano para designar múltiples aspectos de la realidad, y al banalizarse, se ha hecho más ambigua. Si, además, se pretende aplicarla a los fenómenos culturales, el riesgo de incurrir en imprecisiones puede parecer mayor (Navarro y Montes 2002: 21). Una primera aproximación, superficial, a la accesibilidad consiste en tratar de acercar e integrar a las personas con ciertas discapacidades a los hechos cultura-les; es decir, identificar el objeto de la accesibilidad con el hecho cultural en sí. Por ejemplo, adoptar como único objetivo el que todas las películas en formato DVD, o los programas emitidos por televisión, contaran con audiodescripción para ciegos y personas con problemas de percepción visual (AD) y subtítulos para sor-dos y personas con discapacidades auditivas (SPS). Otras aproximaciones más integrales contemplan la accesibilidad más allá del hecho cultural en sí e incorpo-ran los medios de comunicación, que son los vehículos de transmisión de los con-tenidos culturales, dentro del concepto de la accesibilidad. No sólo reivindican que el contenido sea accesible, sino que lo sean los medios en sí. Trinidad Moreno (2004: 46), en el artículo «Televisión accesible: ¿mito o realidad?», describe todas las posibilidades que ofrece la televisión digital y plantea sus implicaciones socia-les, económicas, técnicas y legales. Disponer de una televisión accesible —digi-tal, en lugar de analógica—, permitiría, por ejemplo, que las personas sordas utilizaran la videoconferencia para comunicarse mediante lenguaje de signos, acce-der a cualquier información de Internet —cuyas páginas deberían ser, a su vez,},
 bibtype = {article},
 author = {Orero, Pilar},
 journal = {Quaderns}
}
Downloads: 0